MANUEL POZO

Manuel Pozo es un queretano que ve la política como la herramienta para mejorar la calidad de vida de las familias.

Hijo de Guillermina Cabrera Santoveña y Francisco Pozo de la Concha, es el menor de cuatro hermanos. Está felizmente casado con Paloma Fernández Posada, sus hijos Manolo, de un año y María Inés, de siete meses, son el motor y motivo de su superación como cabeza de familia y como hombre político.

Académicamente, es un hombre formado y destacado. Contador Público, egresado por la Universidad Autónoma de Querétaro, Licenciado en Derecho y con maestría en Derecho, con especialidad Fiscal, sin olvidar diversos diplomados en Derecho Político Electoral, Derecho Tributario Especial, Impuestos y Desarrollo de Actividades Directivas.

En cuanto a su desarrollo profesional, Manuel Pozo, se desempeñó durante 4 años como Oficial Mayor del Poder Ejecutivo del Estado de Querétaro, como parte del Gabinete del Gobernador José Calzada Rovirosa. También ha enfrentado con éxito otras responsabilidades en la Administración Pública, como la Dirección de Auditoría Administrativa y Financiera en la Presidencia Municipal de Querétaro, y la Coordinación Técnica en la Secretaría de Obras Públicas del Municipio de Querétaro.

Actualmente, Manuel Pozo es Delegado de la Secretaría de Desarrollo Social en el Estado de Querétaro. Como Delegado Federal, entiende que lo más importante es la cercanía con la gente, para poder conocer las inquietudes y necesidades de los queretanos, llevando de primera mano, los programas y servicios de la SEDESOL a las colonias y comunidades, prestando mayor atención a las familias que se encuentran en situación de rezago, con acciones urgentes como la introducción de servicios básicos y apoyos en alimentación, salud y educación; proyectos productivos, becas escolares, estancias infantiles y demás esquemas enfocados en la superación de los queretanos.

“El trabajo del desarrollo social se trata de garantizar que las familias ejerzan sus derechos sociales: derecho a la salud, a la educación, a la alimentación y a la seguridad social, entre otros”.

“Desde luego, es tarea del desarrollo social establecer un piso mínimo en la calidad de vida, pero siempre sumándose al esfuerzo de cada una de las familias, que en realidad, son las que mueven a Querétaro y a México”.

Manuel Pozo afirma que para el Gobierno de la República, los niños son prioridad, de ahí que varios programas tengan como objetivo generar bienestar para las nuevas generaciones y las familias en general.

“Para la Sedesol, así como para ustedes, sus hijos son lo más importante”.

Coincide con el Gobernador Calzada en que la política se debe ver como la herramienta para mejorar la calidad de vida de las familias.

“El Gobernador me decía, cuando era parte de su equipo, que las políticas públicas deben impactar en el bolsillo de la gente, y le aplaudo que impulse programas encaminados a ello”.

“Más que administrar presupuestos, nuestro trabajo es transformar historias de vida para bien”.

Otro punto que destaca el funcionario federal, es que el desarrollo social debe estar entrelazado con el económico y con un desarrollo urbano planeado e inteligente.

“La política debe ser integral. Todas las políticas públicas tienen que estar concatenadas una con la otra, de tal forma, que la política social vaya concatenada con la política económica, por supuesto con la educativa, con el desarrollo urbano y todo esto, es al final la suma de los esfuerzos”.

En ese desarrollo, Manuel ve a los jóvenes como perfectos aliados, porque “cuando los jóvenes se esfuerzan por seguirse preparando, están contribuyendo al desarrollo social, porque al superarse ellos, seguramente mejorarán las condiciones de vida de sus familias”.

“La educación permite incrementar la calidad del capital humano”.

“El trabajo es la mejor herramienta para combatir la pobreza y los rezagos sociales”.

Un sector muy importante también para la SEDESOL y su Delegado en Querétaro, son los adultos mayores, pues Pozo Cabrera parte de la base que “los adultos mayores ya le han dado su vida a Querétaro, ellos fueron los diseñadores y arquitectos del Querétaro que hoy disfrutamos al formar ciudadanos de bien, al fomentar los valores y el arraigo de nuestra cultura y el amor por nuestra tierra”.

Por ello, considera que hay una deuda histórica con nuestros abuelitos, y debido a esto, impulsa programas para otorgar apoyos económicos a las personas de la tercera edad, pero también promueve la inversión de recursos para equipamientos de casas de día, donde los abuelitos realizan actividades culturales, deportivas y recreativas, con la finalidad de reintegrarlos a esa sociedad que ellos conformaron.

En este orden de ideas, se le hace de vital importancia el fortalecimiento del tejido social, a través de fomentar el deporte, la cultura y los valores en nuestros niños y jóvenes. Para Manuel Pozo, fortalecer el tejido social es asegurar una calidad de vida para cada miembro de las familias queretanas, es proveer oportunidades y soluciones para cada ciudadano, acordes a su edad y potencial; considera que es el camino para que Querétaro siga creciendo sin riesgos de violencia, pues según él, familias plenas generan comunidades fuertes y ciudadanos de bien.

Comments are closed.